ECONOMÍA DE EUA PREPARADA ANTE UN AÑO NO ORDINARIO

0 111

Datos económicos y tendencias para la industria del retail. 

No hay duda de que 2017 no será un año ordinario. Con la posibilidad de que existan numerosos eventos que alterarán el mercado y que pueden dar forma al curso de la economía estadunidense y a la global, predecir lo que pasará en 2017 es un reto. La precisión de las predicciones será particularmente sensible a conjeturas sobre los llamados factores “conocidos desconocidos”.

Este año habrá eventos como elecciones en Europa, negociaciones del Brexit, el actual reequilibrio de la economía de China, la reducción de la producción de petróleo de la OPEP, el agresivo aumento de la tasa de la Reserva Federal y, por supuesto, los cambios en las políticas de Estados Unidos por parte de la nueva administración y del Congreso.

Pero mientras que la amplia gama de incertidumbre puede ser inquietante, el mundo no ha cambiado en lo fundamental. Tanto la economía estadunidense como la global demostraron ser resistentes en 2016 y se espera que aumenten en 2017.

Los fundamentos económicos de Estados Unidos parecen ser sólidos. Después de un lento inicio en 2016, la actividad económica en el tercer trimestre se aceleró con un repunte de 3.5% del Producto Interno Bruto, el mejor trimestre para el crecimiento económico desde el cuarto trimestre de 2013. Por otro lado, el cuarto trimestre de 2016 se mantuvo con una trayectoria positiva para las ventas de retail durante la temporada de vacaciones, beneficiada por los hogares que tienen la capacidad y mejor disposición de gastar.

Los aumentos en los empleos e ingresos, junto con las cargas de la deuda relativamente baja proporcionaron la base para un aumento de 4% en las ventas de vacaciones por encima de 2015 que fácilmente superó el 3.6% esperado por la NRF. El acceso y uso del crédito fue un factor, junto con un aumento en el hogar y los precios de las acciones.

Está claro que el consumidor estadunidense está en el asiento del conductor y que la economía de EUA seguirá dependiendo del ritmo del gasto de los hogares. El crecimiento del empleo ha sido bueno y los salarios están en aumento.

La confianza en los negocios y de los consumidores sigue siendo elevada ahora que la incertidumbre de la elección está detrás de nosotros. Los precios de las acciones son resistentes, el sector de la vivienda debería avanzar bien, a medida que suben los precios de los inmuebles, y se espera que la inversión de las empresas mejore mientras disminuye la resistencia de los recortes relacionados con la energía. En estas condiciones, se prevé que la actividad económica se mantenga en una tendencia aproximada de 2%.

La tasa de desempleo debería bajar a 4.6% a finales de 2017. Con aumentos de salarios más fuertes y con los precios del petróleo con tendencia más alta, se espera que la inflación se mueva más en 2017 y hacia la meta de la Reserva Federal de 2%. Se espera que la Reserva Federal aumente la tasa de fondos federales dos veces en 2017: a mediados de año y en el otoño.

El panorama para este año refleja el impulso económico reciente y los movimientos de los mercados financieros, pero no los impactos de los cambios propuestos en la política económica. La lista actual de la pendiente legislación será quizá reducida a medida que avance el proceso, por lo que es prudente esperar hasta que se disponga de un mejor sentido del alcance y la escala de los cambios de política. Durante los próximos meses se reducirá la incertidumbre sobre cuáles políticas se implementarán y ayudará a configurar los contornos de la actividad económica que se avecina.

Por Jack Kleinhenz, Economista en jefe de National Retail Federation

Traducción: Luz Ángela Torrijos