cámaras

0 307

El Presidente de la República anunció diversos cambios en el Gobierno Federal, entre los que destaca el nombramiento de un nuevo titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Sobre el particular, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hace un recuento de algunos de las asignaturas pendientes donde la referida dependencia tiene un papel determinante:

1. Crear un Consejo Fiscal Independiente que dote a la política fiscal de una visión de largo plazo y controles institucionales, un compromiso institucional tal y como ya existe en más de 40 países y se ha recomendado a México por organismos internacionales.

2. Impulsar una verdadera Reforma Fiscal que amplíe la base de contribuyentes, facilite la determinación y el pago de contribuciones. Con ello, se harían coincidir la necesidad de fortalecer las finanzas nacionales y mejorar el clima de negocios. La propuesta de reforma, debería de contener, entre otros los siguientes elementos:

a. La reducción de manera gradual la tasa corporativa del Impuesto Sobre la Renta, que actualmente es de 30%, para situarla a niveles equiparables a los de la OCDE, donde la tasa promedio es de 24.66% en 2016.

b. El acreditamiento de la retención del 10% de ISR a los dividendos.

c. La deducción inmediata de inversiones para todos los sectores, con mejores mecanismos para tal propósito.

d. La deducción al 100% de las prestaciones laborales entregadas por las empresas a sus los trabajadores, al igual que las aportaciones efectuadas por las mismas, para la creación e incremento de reservas para fondos de pensiones o jubilaciones del personal, complementarios de los previstos en los sistemas de seguridad social.

e. Ampliación del Decreto de Repatriación de Capitales, que concluyó en octubre y permitió el regreso de 384 mil 712 millones de pesos, generando recientemente, la recaudación por 20 mil millones por concepto de ISR.

3. Diseñar e implementar en el corto plazo, una estrategia integral que permita mantener la competitividad fiscal de México, ante la inminencia de la modificación de la política fiscal en los Estados Unidos de América.

La Coparmex sostiene que en este sexenio sí hay tiempo para avanzar en los temas de la agenda nacional, lo cual es una responsabilidad compartida de los Poderes Ejecutivo y Legislativo Federal. Esperamos la disposición del nuevo Secretario de Hacienda para ello.

0 293

Gustavo de Hoyos Walther, Presidente Nacional de Coparmex calificó como una oportunidad histórica para alcanzar acuerdos e impulsar cambios en Norteamérica, una vez que concluyó primera ronda de negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“La primera ronda de negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte abrió una oportunidad histórica para lograr acuerdos e impulsar cambios que nos ayuden a construir una Norteamérica más próspera, donde se generen más inversiones y empleos en los tres países socios”, señaló.

Durante su mensaje semanal, De Hoyos Walther señaló que los empresarios de COPARMEX reconocen el desempeño de la delegación mexicana para buscar acuerdos favorables para nuestro país.

“El trabajo coordinado de funcionarios públicos de carrera, legisladores, líderes empresariales y expertos, está rindiendo sus primeros frutos, confiamos que en las rondas que se realizarán en septiembre en México, y en octubre en Canadá y Estados Unidos, así como el trabajo técnico y consultas continuas entre cada ronda, permitan avanzar en la elaboración de textos de negociación que serán llevados a la discusión con los representantes de los Estados Unidos de América y Canadá”, agregó.

A través del mensaje semanal “La Señal Coparmex”, el líder patronal consideró que para México, la modernización del TLCAN abre una ventana de oportunidad para mejorar la competitividad, lo que necesariamente pasa por el fortalecimiento del estado de derecho, y especialmente, por el combate a fondo de la corrupción y la impunidad.

“La OCDE ha advertido en su estudio La Integridad en México, que si ese fenómeno no se atiende con eficacia, será imposible resolver muchos de los otros problemas relevantes que enfrenta el país, como la desigualdad persistente, y asuntos graves de seguridad regional, entre otros”, señaló.

En el marco de la modernización del TLCAN, dijo, debemos reconocer que la corrupción es un problema complejo que se manifiesta en los tres países, pero que debido a su severidad, en México demanda acciones urgentes y visión de profundidad, para disminuir su recurrencia en las transacciones en los sectores público y privado.

“Es preciso reconocer que los niveles de percepción de la corrupción en México son alarmantes. En el 2016 se deterioró la posición comparativa de México en el mundo, al caer al sitio 123 de 176 países en la medición de Transparencia Internacional, en comparación con el lugar el lugar 103 de 175 países que se tenía en el año 2014”, agregó el presidente de Coparmex.

Gustavo de Hoyos señaló que como parte de la delegación mexicana en las rondas de negociación del TLCAN, los empresarios de COPARMEX aportarán su experiencia ante instituciones nacionales e internacionales para combatir la corrupción, y hacer propuestas que incidan en el documento final.

“Aprovecharemos las recomendaciones de organismos internacionales en los que participamos permanentemente, como el BIAC -brazo empresarial de la OCDE-, donde participamos en el Comité Anticorrupción, así como con en la Organización de Estados Americanos (OEA), a través del Mecanismo de Seguimiento de la Convención Anticorrupción.