USUARIOS

0 449

Los edificios pequeños y medianos del país se enfrentan a tres problemas principales en términos de operatividad: el incremento en el costo de mantenimiento de la maquinaria del edificio, falta de herramientas y tiempo para modernizar las instalaciones, y planes limitados para reducir costos energéticos.

La ausencia de personal y el presupuesto de mantenimiento, que en promedio representa entre 1% y 2% del costo total de construcción del edificio, son algunas de las causas que dificultan la implementación de las mejoras que esperan los arrendatarios. La solución al dilema de “calidad del servicio vs. presupuesto” es incorporar métodos que permitan trabajos operativos y de mantenimiento más eficientes.

Bajo este contexto, se han definido cinco elementos para atender prontamente las necesidades de los usuarios y darles un toque inteligente a las infraestructuras:

  1. La capacidad de tener información en tiempo real permite trabajar de forma predictiva y no reactiva. En este sentido, existen tres acciones de administración de datos que impulsan la modernización de los edificios: la recopilación de información sobre las instalaciones; la interpretación a través de sistemas de control; y la capacidad de transformar los datos en acciones que ahorren dinero y mejoren los servicios.
  2. Control y monitoreo a distancia. Aunque es común que los administradores de edificios cuenten con sistemas de videovigilancia de acceso online, existen tecnologías más avanzadas que permiten garantizar de forma remota el confort en los distintos niveles y secciones. Soluciones en red facilitan el control a distancia de cualquier aparato eléctrico, incluyendo el aire acondicionado, luces, cortinas, pantallas digitales, etc. La información que emiten los sistemas es tan importante como tener un fácil acceso a ella, de manera que la toma de decisión pueda realizarse de manera ágil.
  3. Enfoque verde y sustentable. El cuidado ambiental es una prioridad a nivel mundial y en las oficinas se resume principalmente al ahorro de los recursos con el uso eficiente de la energía. De acuerdo con la empresa, los edificios desperdician hasta 30% de su energía por carecer de sistemas de monitoreo y automatización, ya que el simple hecho de apagar la luz a través de sensores de movimiento mientras no está en uso puede generar grandes ahorros. Asimismo, se estima que los costos de climatización de un edificio representan un gasto que va entre 40% y 65% de la factura total.
  4. Seguridad 360°. Un edificio inteligente reduce riesgos, al tener la capacidad de revisar el estatus de todos los accesos a través de un teléfono celular o tablet. Los nuevos sistemas de videovigilancia tienen capacidad de visión de 360°, lo que permite una visión completa de las instalaciones para actuar de forma remota o, incluso, contactar al personal de seguridad cuando sea necesario tomar medidas. También se pueden instalar sistemas de protección perimetral que envíen alertas ante cualquier actividad sospechosa en los alrededores.
  5. Control total con un solo dispositivo. La integración de soluciones en un solo dispositivo inteligente, con aplicaciones que permitan al administrador monitorear los sistemas sin importar donde se encuentre, genera ahorros de espacio y costos manteniendo la precisión, confianza y calidad de los procesos que se llevan a cabo en el edificio. El diseño desde cero de este tipo de soluciones es costoso, pero existen ofertas asequibles para que los propietarios pongan en marcha un plan que bien puede ser programado en fases, comenzando por las áreas prioritarias.

Con información de Schneider Electric

0 1008

Según un informe sobre comercio electrónico elaborado por Dynatrace, compañía líder en aplicaciones de gestión del rendimiento (APM), un usuario de e-commerce utiliza en promedio 2.6 dispositivos para efectuar una compra y a través de 1.5 canales. El informe señala que, durante 2014, el comercio electrónico se incrementó 400%, y asegura que las 500 principales empresas de venta on-line (con excepción de eBay), aumentaron sus ingresos una media de 80%.

El informe, basado en una encuesta realizada entre cinco mil ciudadanos europeos que compran online, afirma que las empresas de e-Commerce se han tenido que enfrentar en estos últimos meses al fenómeno “omnicanalidad”, la posibilidad de comprar desde diferentes dispositivos a través de aplicaciones web o móviles e, incluso, combinando ambas con las compras físicas. Todas las compañías analizadas coinciden en la necesidad de disponer de aplicaciones de alto rendimiento, en cualquiera de los canales de venta que garanticen una magnífica experiencia de usuario, si quieren competir en este mercado.

El mismo informe apunta que los compradores multicanal adquieren productos con más frecuencia y gastan tres veces más que los usuarios que utilizan un único canal de venta. Por lo que el mal funcionamiento de cualquiera de ellos impacta de manera directa en la cuenta de resultados de la compañía.

Según Dynatrace, el uso de apps es uno de los hábitos más extendidos entre los usuarios durante el último año, el tiempo medio de permanencia de los compradores en este tipo de aplicaciones ha aumentado 174%, tanto en sistemas Android como iOS. Sin embargo, los usuarios no guardan fidelidad a ninguna marca, si tienen una mala experiencia en el primer intento de compra, 86% abandona y no prueba por segunda vez.

0 543

De acuerdo con estimaciones de eMarketer, América Latina tendrá 155.9 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en 2015, creciendo 22.2% año con año, hasta alcanzar los 245.6 millones en 2019.

América Latina está formada por más de 40 países, sin embargo la mayor parte de la base de usuarios de smartphones se concentra sólo en seis de ellos. eMarketer estima que un total combinado de 84% de usuarios de estos dispositivos proviene de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. Esta proporción se mantendrá sin cambios durante todo el periodo de previsión, cayendo sólo a 83.1% en 2019 .

Brasil y México, con poblaciones más grandes que cualquier otro país de la región, lideran la categoría en términos absolutos, con 49.1 millones y 38.5 millones de usuarios respectivamente. Colombia consolidará su posición como el tercer mayor mercado regional con 16.7 millones de usuarios este año.